Desde Enero 2011 la PNALC tiene una nueva pagina !

Dirección Nueva
http://www.afectadosleydecostas.net
See new webpage by clicking link above.

Inscribirse en la plataforma

Para formar parte de la Plataforma es imprescindible sufrir una situación de abuso o aplicación arbitraria o retroactiva de la ley de costas. Para inscribirse en la plataforma mandar un email a costasmaritimas02@gmail.com
explicando el nombre del colectivo, los datos de la persona de contacto, la zona del conflicto, la naturaleza del problema y por qué a su juicio se trata de un abuso o de una aplicación arbitraria, indebida o retroactiva.
"Para consultar un problema jurídico relativo a la aplicación de la ley de costas llamar a José Ortega al teléfono 629511225
Comentario sobre la página web :email afectadosleydecostas@gmail.com

jueves, 29 de enero de 2009

¿PROPIEDAD O CONCESIÓN?

Enero 29, 2009
El primer éxito de la Plataforma fue forzar al gobierno, el pasado diciembre, a introducir una mejora en régimen de las concesiones administrativas que la ley reconoce como compensación por la expropiación implícita en un deslinde. Lo hizo con muchas prisas, metiéndolo en el proyecto de ley de navegación marítima, que nada tiene que ver con la ley de costas. Creo que esto se debe a que el gobierno se siente acosado, en especial porque nuestros socios europeos no entienden que la situación en nuestro país pueda resumirse así: expropiación sin indemnización.
Aprovechando la situación, hemos remitido a los partidos políticos una propuesta razonada de enmienda a este proyecto de ley. La reforma del gobierno es muy tímida, se limita a admitir que las concesiones se puedan vender a terceros y a simplificar el trámite administrativo. Nosotros queremos una reforma de mucho mayor calado que reconozca este derecho a supuestos que no aparecen claros en la ley. Conozco muy bien estos supuestos. Si estuvieran correctamente recogidos, la Demarcación de Costas de Valencia no habría podido derribar el restaurante Pepita, ni la Demarcación de Costas de Pontevedra habría intentado derribar la vivienda de la familia Aboal, ni la Demarcación de Costas de Tenerife habría conseguido echar abajo la carpintería de Valeriano Rodríguez. En este momento las máquinas acechan en busca de nuevas víctimas, especialmente en Canarias.
En la Plataforma, y en España, hay muchos casos distintos, con distinto grado de avance en el proceso expropiatorio. Muchos afectados tienen aún por delante una extensa vía de recursos y están en buenas condiciones, o medianas, para defender su propiedad. Otros, en cambio, han llegado al final y las máquinas están a las puertas de su casa. Yo confío en que ninguno de vosotros tenga que ver cómo le derriban su vivienda. Es realmente humillante ver cómo unos operarios indiferentes arrasan tus recuerdos y todo lo que hasta ese momento ha sido tu vida. En especial cuando sabes que ellos no tienen razón pero llevan detrás no solamente la maquinaria pesada, sino también la guardia civil, los jueces, el boletín oficial y todo el peso del Estado.
Nuestras razones, lo que buscamos y a lo que aspiramos están todos claros en mi informe sobre aplicación abusiva de la ley de costas, que creo que debería ser la guía de cualquiera que tenga dudas.
Para quienes aún pueden discutir los deslindes y defender su propiedad, desde la Plataforma seguiremos luchando hasta el final. Pero a los que tienen ya a las puertas de su casa las legiones romanas armadas hasta los dientes para derribar sus muros, pisotear su dignidad y dejarlos en la calle, tenemos que ayudarlos a obtener la última vía de defensa, y esta vía la concesión administrativa.
En los noventa trabajé durante año y medio para una asociación nacional contra la ley de costas. Su presidente repetía constantemente que las concesiones son un engaño y que aceptarlas era lo mismo que reconocer que no somos propietarios. Solo admitía la devolución de la propiedad, sin matices, sin fisuras y sin excepciones. Y así le fue. Se tuvo que quitar de en medio y la asociación quedó en el olvido.
Tenemos que agotar la energía hasta el límite para discutir el sitio por donde se pone la línea, porque a partir de ahí la cosa se pone tiesa de verdad y ya quedan pocas opciones. Para obtener la devolución de las propiedades, tal como lo exigía aquella asociación nacional, habría sido preciso reformar el artículo 132 de la Constitución. No es imposible, sin duda, pero tampoco es realista ni tiene nada que ver con una lucha colectiva coherente.
He fundado la Plataforma para que funcione en serio, no para que se la lleve el diablo por culpa de errores elementales. El tiempo que le dedicamos, la energía que le ponemos, es solo una parte de lo que hace falta. Además se precisa algo de inteligencia y por lo tanto de realismo.
Yo creo que podemos estar orgullosos y contentos a partes iguales porque por vez primera tenemos una ocasión real de aliviar a muchas personas que están sufriendo de manera injusta. Algunas pertenecen a la Plataforma y otras no tienen nada que ver con nosotros, ni las conocemos de nada.
Este mundo marcado por el egoísmo y el beneficio necesita algo más que luchar por lo mío, lo mío y lo mío. La grandeza de la Plataforma no se queda en haber conseguido que se mueva ese paquidermo con las articulaciones oxidadas. Estamos aquí para defender nuestros intereses y nuestras viviendas (me exceptúo, porque yo no tengo casa en la costa), pero esta actividad lleva inevitablemente como efecto colateral el alivio de muchas personas que sufren injustamente, gente a la que nunca vamos a conocer y que nunca nos lo va a agradecer. Y a mí me parece de perlas.
José Ortega,
Abogado

1 comentario:

MDP dijo...

Soy una afectada por la ley de costas, estoy en contra de las conceciones. Felicito a la plataforma y a Don Ortega por lo que ya hemos avanzamos, fue un gran paso el llegar al parlamento europeo.
Deseo que sigamos luchando porque nos queda un largo camino, querenos nuestras propiedades y
"NO A LAS CONCECIONES"
Saludos,
MDP